La esencia de las ciudades inteligentes son la innovación y la tecnología aplicadas en la gestión de servicios y recursos para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Unas soluciones renovadoras que transforman las ciudades en lugares más sostenibles, colaborativos y eficientes. Porque las ciudades inteligentes ofrecen mucho más que una excelente cobertura de wifi.

facility management smart city gestion de espacios grupo sifu facility manager FM cities

Como en el caso de Tel Aviv, que en 2014 obtuvo el Premio Mundial a la mejor Smart City, otorgado en el City Expo World Congress y organizado por la Fira de Barcelona, una cumbre mundial que reúne a más de 200 empresas y a unas 400 ciudades inteligentes. En este contexto, Grupo SIFU, como empresa de Facility services socialmente responsable, ofrece a sus clientes un valor añadido diferencial, promoviendo la integración sociolaboral de personas con discapacidad y de colectivos de difícil inserción. SIFU optimiza recursos e incorpora la tecnología a través de la tecnificación de procesos o la implementación de maquinaria específica, respetando el medio ambiente.

Pero ¿qué tiene que ver el Facility Management (FM) con las ciudades inteligentes? Mucho. Porque la Smart City utiliza las tecnologías de la información de manera más intensa. Esta nueva disciplina, que nació en EE.UU. y llegó a Reino Unido, consiste en la mejor gestión de edificios y sus servicios mediante la integración de las personas, espacios y procesos. Aplicado a la ciudad inteligente, el Facility Management se centra en la gestión de servicios que incluyen una red eléctrica inteligente que asegure un suministro de energía, un sistema de distribución del agua (conservación y gestión del agua, tratamiento de aguas residuales…), un transporte público y una gestión del tráfico más efectivo (control de señales, reconocimiento de matrículas, datos en tiempo real… Además de otros temas como la seguridad pública, gestiones municipales online y la iluminación pública, que integra una infraestructura de sensores que pueden captar datos sobre temperatura, luz ambiental, dióxido de carbono, lluvia, viento, humedad o luz ultravioleta. No cabe ninguna duda: la ciudad inteligente es el futuro.

La gestión de infraestructuras no solo mejora su rendimiento, sino que además reduce costes aprovechando activos y espacios. Otra de las ventajas de esta gestión es que integra y facilita la coordinación de todos los servicios, lo que a su vez disminuye el conflicto entre proveedores internos y externos. Posee beneficios medioambientales ya que mejora la sostenibilidad de la organización y la eficiencia energética de las instalaciones térmicas. Y lo más importante para la empresa: reduce el absentismo laboral debido a que mejora las condiciones del lugar de trabajo, lo que también disminuye la incidencia de enfermedades en los trabajadores.

Texto original en GrupoSifu.

Anuncios