Las organizaciones y empresas están comprendiendo, cada vez más, que el espacio de trabajo significa más que un simple lugar al que vamos a trabajar y donde desempeñamos nuestros quehaceres laborales; se trata del espacio donde sus empleados pasan la mayor parte del tiempo durante la semana y, el mismo, afecta directamente a aspectos que redundan en la efectividad del negocio. El workplace o espacio de trabajo se ha convertido, por muchas razones que veremos más adelante, en una herramienta de gestión determinante ya sea bien para atraer la contratación de los mejores candidatos como para retener el talento de los mejores trabajadores.

En primer lugar, echemos un vistazo a la evolución del sector del Facility Management desde la década de los 80 hasta la fecha para comprender la importancia de esta tendencia en el sector.

En la década de los 80 proliferó la externalización de los servicios únicos, empezando por los llamados Soft Servicesde FM (limpieza, catering, servicios de restauración y seguridad, entre otros), para dar paso a los denominados Hard Services de FM (sistemas eléctricos, fontanería, reparación, ventilación, gestión y seguridad de edificios, etc.).

Según constata el estudio británico Perspectivas en el desarrollo del sector del FM, en los 90, tuvo lugar una transformación hacia la integración de servicios, en gran parte debido a la automatización del FM, con el fin de abarcar la gestión de los contratos y edificios, entre ellos el diseño y la planificación del espacio, la gestión de los activos, la adquisición y disposición de propiedad y la gestión de la recolocación. Con el acceso de los inversores privados a los contratos públicos, una tendencia que comenzó en el Reino Unido, el FM empezó a integrar nuevos servicios como la gestión energética.

Asimismo, a principios del 2000, las compañías y organizaciones empezaron a delegar la subcontratación de sus procesos empresariales a empresas del sector del FM. A lo largo de los siguientes años el diseño y la gestión del espacio adquieren especial relevancia, valor, cuya orientación implementó el FM que en aquel momento empezaba a gestionar contratos regionales y globales.

Actualmente, los proveedores de servicios de FM se están centrando en iniciativas estratégicas como el workplace, adoptando enfoques que se dirigen primordialmente hacia aspectos del espacio del lugar de trabajo, mediante una planificación a conciencia que redunde en el bienestar de los empleados y grupos de trabajo; además de la mitigación del riesgo como valor añadido que ofrecer a los clientes y las prácticas medioambientales sostenibles.

Si bien el crecimiento del sector del FM se debe también a otros varios factores de primordial importancia como son, además del mismo desarrollo económico del mercado en sí, la tendencia de las empresas a unificar la contratación de todos sus servicios,  el aumento de la demanda de servicios integrales por parte de los clientes,  así como la demanda de servicios que generan un valor añadido al mercado, debemos incluir la importancia del valor intrínseco que supone, a día de hoy, la implementación de una escrupulosa gestión del espacio de trabajo –workplace-, por cuanto, como ya se ha venido comprobando, la planificación del workplace está en estrecha relación con los otros factores ya nombrados, ya que afecta directamente a la gestión y productividad de los grupos de trabajo y de empleados, y es de vital importancia proveerles de un ambiente en las perfectas condiciones.

Fuente: http://www.facilitymanagementservices.es/

Anuncios