El pasado otoño la Administración autonómica catalana, a través de la sociedad pública Infraestructures de la Generalitat de Catalunya (infraestructures.cat) licitó los servicios de conservación y mantenimiento de un grupo de edificios titularidad de Infraestructures.cat. Mediante esta licitación, que se realizó por el procedimiento de lotes, diversas empresas pudieron optar a su contratación para el mantenimiento y conservación de 318 edificios, contando con un presupuesto de licitación cercano a los 33 millones de euros durante los próximos tres años.

El pliego de condiciones de la licitación incluía un aspecto innovador tanto en la contratación pública como en la prestación de servicios en general: la trazabilidad del servicio, directamente relacionada con la calidad del mismo. En este caso, la trazabilidad se asegura mediante el empleo de una herramienta informática desarrollada especialmente para programar y controlar las rondas de mantenimiento, proporcionada por la propia Administración y que las empresas adjudicatarias deben usar de forma obligatoria.

Dicha herramienta consta de tres elementos clave:

  • Una aplicación para sistema operativo Android, que debe emplearse en Smartphones con conexión a internet vía redes de telefonía móvil en servicio on/offline.
  • La organización del servicio mediante puntos de control con formato de códigos QR.
  • Un servicio o plataforma en la nube, en servicio permanente, para la recogida, la gestión y el tratamiento de la información sobre los servicios, donde también se realiza la configuración de los itinerarios y las rutinas de mantenimiento.

El concepto de trazabilidad es de uso común en los sectores productivos, especialmente en la industria agroalimentaria, en la que se han incorporado sistemas muy eficientes de identificación y registro en todos los procesos, como elemento indispensable para garantizar la seguridad de los alimentos.

A nivel general, la trazabilidad es la posibilidad de encontrar y seguir el rastro de un producto determinado, a través de todas las etapas de producción, transformación y distribución del mismo. Cuando esto se aplica a un producto tangible, los sistemas de trazabilidad permiten ubicar con exactitud su localización en la cadena de producción y distribución, en un momento determinado. También pueden facilitar información precisa sobre su fecha de fabricación, las materias primas que se han empleado, su composición, referencia, lote…, y otros detalles que permiten al fabricante y al cliente tener una información completa sobre ese producto.

La aplicación del concepto y los sistemas de trazabilidad en el sector servicios es más reciente y está aún en sus primeras fases de desarrollo, debido probablemente a su naturaleza intangible.

Un producto tangible pasa por distintas fases y procesos que se registran en el sistema de trazabilidad: materias primas, procesos productivos, almacenaje, distribución… En los servicios, con frecuencia el bien que se proporciona al cliente no está ligado a ningún elemento físico, o bien éste tiene un papel testimonial y es más difícil mantener un registro de lo que ocurre durante su prestación. El desarrollo de sistemas de trazabilidad adecuados para servicios presenta sin duda numerosas ventajas para lograr una mayor eficiencia en los procesos, reducir los costes ante fallos y mejorar la calidad del servicio en general. El sector de los Facility Services no es una excepción.

El sistema empleado por Infraestructures.cat para la licitación antes mencionada, facilita el seguimiento y análisis de la información de los servicios de mantenimiento, mediante el control de los puntos que conforman el ciclo del servicio y el registro de lo que ocurre durante el mismo, desde la entrada hasta la salida y cierre. El uso de este sistema permitirá a la entidad licitadora conocer en todo momento los detalles sobre los marcajes que se realicen durante los servicios de mantenimiento de los inmuebles.

Fuente:

http://www.facilitymanagementservices.es

Anuncios