BIM es una metodología de trabajo, soportada en software especializado para la elaboración y gestión de proyectos, que permite diseñar, proyectar, organizar y dirigir la ejecución de obra, integrando toda la información en un modelo 3D (entorno, edificios, estructuras, instalaciones, tiempos, coste, etc.).

El modelo está preparado simultáneamente para diferentes especialistas y contiene toda la información necesaria para la construcción de infraestructura o edificio (materiales, cálculos, sistemas constructivos, medidas, etc.). Esta información es parametrizada y sujeta a la trazabilidad de los cambios.

La metodología BIM ha cambiado significativamente el concepto de proyección y gestión de un proyecto. Es un salto en la evolución hacia la excelencia y la tecnificación del proceso constructivo, asimilable al salto que se produjo con sistemas CAD (diseño asistido por ordenador) en comparación con el manual de dibujo con lápiz.

MODELADO SEGÚN LAS FASES DE EJECUCIÓN

En entono BIM se habla de diferentes dimensiones 3D, 4D, 5D, 6D y 7D entendidas como fases o procesos del proyecto.

  • 3D: El modelo virtual con información parametrizada que representa toda la información geométrica del proyecto de forma integrada. Sus tres dimensiones no solo nos ayudan a renderizar una imagen sino que nos puede dar más información de la que ahora nos proporcionaban los programas de 3D.
  • 4D: Al modelo se le agrega la dimensión del tiempo al obtener un planning detallado de obra durante su modelado. Nos permite controlar la dinámica del proyecto, realizar simulaciones de las diferentes fases de construcción, diseñar el plan de ejecución, informes de colisiones. Asigna una secuencia constructiva, de manera que podamos determinar las fases de construcción, optimizar las operaciones, aumentar productividad, etc.
  • 5D: Mejora control de costes y estimación de gastos de un proyecto. Va directamente relacionado a mejorar la rentabilidad del proyecto. Se definen la cantidad de materiales y costes en las distintas fases: desde el diseño y construcción hasta el uso y mantenimiento.
  • 6D: Nos brinda la oportunidad de conocer cómo se comporta tu edificio de manera energética. Los resultados ayudan a la toma de decisiones importantes y realizar acciones de mejora en el edificio para reducir el consumo energético o demanda, dependiendo del objetivo del proyecto.
  • 7D: Permite gestionar el ciclo de vida de un proyecto y sus servicios asociados. Permite el control logístico y operacional del proyecto durante el uso y mantenimiento de su vida útil, logrando la optimización los procesos importantes tales como inspecciones, reparaciones, mantenimientos, etc.

La metodología BIM sigue revolucionando el sector con ahorros muy significativos al poner en línea todos los actores de la obra, desde el arquitecto hasta el proveedor, permitiendo reducir al mínimo los desvíos tanto en tiempo como en costes y ayuda a tener un modelo transparente y colaborativo más eficiente.

 

Fuente: http://www.blog.idp.es

 

Anuncios